Logo Cívicamente

Estamos convencidos que personas más educadas construyen un mejor país.

No hablamos de diplomas y grandes títulos, si no que de individuos con valores, principios y virtudes... y es necesario educar desde los primeros años.

En la foto: Alumnos del Liceo Juan Bautista Contardi, Comuna de Punta Arenas.

¿Cómo nace Cívicamente?

La familia Cívicamente® posee un fuerte sentido de la ética, bondad, amistad y alegría.
La pasión por ayudar a nuestra red de alumnos y profesores, nos motiva día a día.

Si innovar es difícil, hacerlo en materias educacionales es toda una travesía y un desafío. Nuestra historia no es muy distinta a la de cualquier emprendimiento, salvo que en el camino sabíamos que nos encontraríamos con cientos de obstáculos y asuntos que erradamente son considerados prioritarios.

Entendimos que la escuela es un punto de encuentro democrático, y que a ella no se debe asistir para cumplir con determinadas horas y alcanzar altos puntajes en pruebas estandarizadas. Estudiamos la realidad de la educación chilena, y detectamos que la formación de ciudadanos virtuosos y cívicamente preparados era un área totalmente dejada de lado. Antes de empezar a trabajar, diseñar y programar, tuvimos que descubrir que nuestro país presenta muy malos resultados en pruebas internacionales sobre educación cívica y formación ciudadana. Sin embargo, y a pesar de que la situación era evidente, nos empezamos a preguntar que se estaba haciendo para cambiar las cosas. Tristemente y luego de muchas visitas a distintos establecimientos, descubrimos que poco y nada es lo que se estaba haciendo. Esto, cobra aún mayor importancia, cuando sabes que existe una Ley (20.911) que precisamente se creó para remediar la situación. Entonces, vino nuestra pregunta, si hay una ley, esta se debe estar cumpliendo, una vez más descubrimos que no.

Este estudio nos entregó nuestra motivación, ser de los primeros en preocuparnos en crear una nueva metodología que apoyara la formación de ciudadanos, y que de paso entretuviera a los estudiantes. El impulso y la motivación es vital en todo proceso, pero nuevamente, si te decides a intervenir en la educación, estos dos elementos deben ser extremadamente robustos, sobre todo cuando sabes que ganarte un espacio es extremadamente difícil.


Smarty Brain levitando

Y así, seguimos trabajando. Primero pensamos en un buen nombre, y nace Cívicamente, como un juego de palabras, como no, si en todo ser democrático una mente cívica es crucial. Luego, creamos una historia. Al ver que en nuestro planeta este tema estaba olvidado, nace nuestro primer personaje llamado “Smarty Brain”, quien desde un lejano planeta llamado Kawan viaja a la tierra a enseñarnos lo que en su mundo es prioridad: El Ser un Buen Ciudadano. El nombre Kawan fue escogido completamente al azar, pero para nuestra sorpresa, después de un tiempo descubrimos que esta palabra significa “Amigo” en el lenguaje Malayo. Esto, lo tomamos como una señal mágica del universo, ya que en el fondo lo que más hace falta en las escuelas es que exista amistad y convivencia escolar. Entonces, ya con nuestro nombre y nuestro personaje, empezamos a buscar al equipo que nos ayudaría a impulsar este lindo proyecto.

Sin escudriñar tanto, llegamos a Javier, un joven colombiano radicado en Cali especialista en la elaboración de material multimedia. Compartimos con él nuestra idea e inmediatamente descubrimos que a él lo motivaba lo mismo que a nosotros, la educación en valores, principios y virtudes. No pasó mucho tiempo para que Javier demostrara que era tanto o más apasionado que nosotros, muy profesional y amante de su trabajo. Una vez más, esto lo tomamos como algo mágico, buscamos muy poco y llegó al equipo el mejor.

Fuimos entonces por nuestro segundo integrante, y llegó Mercedes (La Meche para nosotros), una encantadora docente de Historia, Geografía y Ciencias Sociales. Su búsqueda no fue exhaustiva, la verdad es que ella llegó a nosotros de forma casi milagrosa y hoy es el corazón de Cívicamente. ¿Mágico verdad?, pocas veces hemos conocido personas tan profesionales, dedicadas y apasionadas como Ella. Quien hubiera imaginado que de manera muy espontánea se nos sumarían personas que compartan nuestra pasión y motivación. Luego Meche, nos presentó a su hija Catalina, quién hasta al día de hoy también es parte del equipo.

Ya con esta base, se comenzó a trabajar, teníamos una idea, y personas con convicciones, ahora nos tocaba ser perseverantes, trabajadores y muy pacientes. Parte el arduo trabajo de Alexander, uno de los co-fundadores de Cívicamente, y es aquí donde conocimos que cada detalle es parte del todo, que cada hora trabajada con amor, es parte del éxito, que cada pensamiento positivo es un llamado mágico a los buenos resultados. Alexander construyó y llevó a la realidad todo lo que estaba en nuestro fuero interno. No fue inmediato por supuesto, ya llevamos más de 4 años trabajando y siempre encontramos algo que se debe mejorar, agregar o perfeccionar. Eso sí, al cabo de 18 meses ya teníamos nuestra primera versión.

Durante el desarrollo surgieron muchas ideas y pensamos en incorporarle personajes, estos debían inspirar, con historias que reflejen lo que uno es o quiere llegar a ser, muy cercanos, actualizados y únicos, en síntesis, personajes que todos amen. No era una tarea fácil, ¿Cómo darle en el gusto a todos? Armamos una lista de diferentes personajes que abordaran distintas áreas y nos pusimos a buscar a una persona que los ilustrara. Llegamos a reunirnos con 3 posibles [email protected], les mostramos el proyecto, la plataforma, los objetivos, nuestra visión, a todos les encantaba y querían ser parte, pero finalmente nos quedamos con Paty. La verdad es que no tenemos palabras para agradecer y felicitar su trabajo y nivel de detalle para cada personaje, ella dice que le pone el corazón a cada uno (los niños que usan Cívicamente y nosotros si le creemos).

Bueno, volviendo a la plataforma, le habíamos puesto todo nuestro amor, talento, creíamos que habíamos desarrollado lo mejor del mundo mundial (todos los emprendedores debemos creernos el cuento pero no ser arrogantes eh?) y funcionaba perfecto (por lo menos para nosotros), pero había llegado la hora de hacernos la pregunta con la respuesta más compleja, ¿le gustará a [email protected] niñ@s?, ¿funcionará bien? ¿Les gustarán las preguntas que tantas horas le tomó a Meche confeccionar?, ¿los personajes que diseñamos habrán sido los adecuados?......y entonces llegó nuestra prueba de fuego, había que probarla en un ambiente real, con alumnos, y tuvimos la gran oportunidad de hacer un piloto en la escuela Andalien, de la comuna de Colina (gracias Gamalier por su hospitalidad, siempre un agrado las veces que estuvimos por allá).

Y así fue como llegamos al aula, a mostrarles a nuestros verdaderos “usuarios” nuestra plataforma. En menos de una semana, ya tenían sus avatares (personajes para quienes no cachen lo que son los avatares) y habían completado muchísimas temáticas, habían avanzado por temas como la democracia, los poderes del estado, la solidaridad, la empatía, el liderazgo entre muchos otros. La plataforma técnicamente y gracias a todo el esfuerzo permanente, funcionó sin ningún problema. Fue así como, luego de un mes llegamos a nuestra primera ceremonia de premiación. Se llevó a cabo en el patio de la escuela, era el momento de entregarles un galardón a los mejores ciudadanos del mes. Al entregar los diplomas y ver la expresión en la cara de los ganadores descubrimos que el tiempo, la pasión, el trabajo, la paciencia, la vocación y la absoluta convicción en nuestra idea fueron en efecto, los ingredientes de un momento completamente sublime. Nos embargó una gran emoción y satisfacción. Le habíamos quitado algo de espacio a los otros ramos, estábamos premiando a niños y niñas por ser buenos ciudadanos, algo inédito en nuestro país. Habíamos pasado nuestra prueba de fuego, a los alumnos les gustó mucho, lo mágico se hizo terrenal. Para quien quiera leer la experiencia, acá la nota completa.

Hoy en 2019, con nuestro mismo equipo, más un par de incorporaciones como Javier (ahora son 2) y Mariely, seguimos adelante y ya más de 15 mil estudiantes y 80 establecimientos educacionales de norte a sur se han sumado a este proyecto de formar buenos ciudadanos junto a nuestra "Red de Escuelas" y nuestros "[email protected] [email protected]" (Como les llamamos nosotros ).

 

Y para finalizar...

Si tienes una idea (por muy loca que sea), atesórala, proyéctala, debes creer tanto en ella que te llegue a quitar el sueño, despierta y acuéstate pensando en ella, no dejes que el resto te limite, recuerda que son sus limitaciones, no las tuyas. Eres capaz de hacer posible todo lo que te propongas, no debes nunca olvidar tus convicciones. Eso hicimos, y eso seguimos haciendo día a día. Queremos que nos acompañes en esta larga misión de Formar Buenos Ciudadanos y queremos dejar nuestro grano de arena en el mundo.

 

Pongamos los valores de moda, un abrazo fraterno.
Pablo y Alexander.

 

PD: Si llegaste hasta el final de la historia y te motivó ser parte de nuestro equipo, envíanos tu CV a [email protected]